Me dedico a los oficios de la construcción. Mi camioneta de trabajo, una Ford F350 de una tonelada, en promedio anda 9,5 millas por galón en la ciudad. Durante años, fue mi único vehículo. Necesitaba el tamaño y la capacidad de carga para llevar maquinaria y materiales de construcción pesados, pero me di cuenta de que no necesitaba esa camioneta para ir a comprar pan, llevar a mi hija a la escuela, ir a un restaurante o al cine. Entonces me compré un carro eléctrico a batería. Sabía que cada milla que manejara mi EV sería una milla para la que no tendría que manejar mi camioneta.

Entonces, después de tres años, saqué la cuenta. Considerando un precio de $3 por galón de gasolina, en tres años, ¡ahorré más de $8,000! Claro que la mayoría de las personas tienen carros que rinden mucho más que 9,5 millas por galón, pero con aproximadamente 20 millas por galón a $3 por galón, de todos modos se ahorran cerca de $4000. El dinero que ahorré cada mes redujo los pagos de mi vehículo a menos de la mitad. Es la decisión más inteligente que he hecho en mi vida. Ahora bien, si los fabricantes de automóviles nos ofrecieran a los trabajadores una camioneta pickup completamente eléctrica (no una de esas camionetas brillantes y elegantes de tacos altos sino un verdadero caballo de batalla), yo cambiaría mi camioneta traga-gasolina sin pensarlo dos veces. Para cerrar con broche de oro, tengo un sistema solar en casa, así que mi carro anda a rayos de sol. No puedo dejar de sonreír.