Man standing next to a carHe tenido mala suerte con los carros por bastante tiempo, así que la idea de comprar un vehículo nuevo empezó a cobrar impulso. Parecía la opción más razonable si lo que buscaba era un automóvil confiable. Tuve la oportunidad de ir al L.A. Auto Show y aprendí un poquito más acerca de los carros eléctricos y sus incentivos, pero supuse que el evento estaba más dirigido a las personas que vivían en Los Ángeles. Fue recién cuando mi propio vehículo empezó a tener problemas que realmente investigué sobre los distintos modelos de EV y sus ventajas. Manejé algunos y traté de ir seleccionando los carros que parecieran estar dentro de mi presupuesto y tuvieran el estilo y las características que me gustaban. Estaba entre dos modelos y después de manejarlos uno inmediatamente después que el otro, el ganador indiscutido fue mi Hyundai Kona EV de 2020. Ahora disfruto no sentir olor a gasolina ni tener que hacer largas filas de espera en la gasolinera. Es compacto pero muy espacioso y tiene muy buena aceleración, especialmente cuando quiero incorporarme a un carril o pasar a otro vehículo. La configuración inicial para cargar un eléctrico por primera vez decididamente lleva tiempo, pero una vez que las cuentas quedan establecidas, es todo muy fácil. Sé que el alcance de un carro a gasolina o incluso un híbrido es muy tentador, pero no estoy para nada desconforme con mi elección. Creo que, si se enviara más información a los hogares y se la publicitara más, veríamos un crecimiento aún mayor del grupo de consumidores que optan por los eléctricos.