Ahora hay vehículos eléctricos (EVs) para casi todos los estilos de vida y presupuestos. Con 50 modelos disponibles en el mercado, más de dos millón de estadounidenses han elegido los eléctricos.

Economía

En promedio, el costo de electricidad de un carro eléctrico equivale prácticamente a pagar $1 por galón por la gasolina, gracias a la eficiencia de rendimiento de los EVs y el costo inferior de la electricidad. Los precios de la electricidad son, además, mucho más estables que los precios de la gasolina, algo que permite a los conductores evitar el riesgo de aumentos de costo repentinos.

Calidad del aire

A pesar de las continuas mejoras, demasiadas personas en los Estados Unidos viven en lugares donde el aire es insalubre para respirar. Los EVs no tienen tubos de escape y, por lo tanto, tampoco tienen emisiones. ¡Imaginen lo limpio que podría ser el aire a su alrededor si todos manejaran vehículos eléctricos!

Practicidad

La mayoría de los conductores de vehículos eléctricos recargan sus automóviles en casa y entonces nunca es necesario ir hasta la gasolinera ni tener manos con olor a petroquímicos tóxicos. Los EVs tienen muchas menos piezas móviles que los vehículos a gasolina, por lo que no hay cambios de aceite y los costos de mantenimiento son mucho menores. No hay motor de combustión, ni transmisión, ni bujías, ni válvulas, ni tanque de combustible, ni tubo de escape, ni distribuidor, ni arranque, ni embriague, ni silenciador, ni catalizador.

Protección ambiental

Los EVs abastecidos por la red eléctrica actualmente producen un 54 por ciento menos de contaminación de carbono (durante su vida útil) que los carros a gasolina y ese porcentaje podría llegar al 71 por ciento para el año 2050 a medida que nuestro suministro eléctrico sea cada vez más limpio. Mejor aun, instalar paneles solares en el techo de casa reduce la contaminación por carbono a prácticamente cero. ¿No
preferirían obtener el combustible del techo de casa en vez de que llegue en tanques petroleros desde el otro lado del mundo?

Seguridad nacional

Nuestra adicción al petróleo importado tiene enormes ramificaciones para la seguridad nacional. Los Estados Unidos gasta casi 500 millones de dólares en petróleo extranjero todos los días, principalmente para el transporte. Cada vez que llenamos el tanque del carro, le estamos enviando un cheque a otros países para pagar por su petróleo. ¿Por qué no mejor enviarle dinero a la empresa de suministro eléctrico local o al instalador de paneles solares del vecindario?

Rendimiento

Los vehículos eléctricos ofrecen un transporte silencioso, fluido y potente. Un motor eléctrico proporciona torque completo a partir de una parada y cambia completamente la experiencia de entrar en una carretera de circulación rápida.